Big Mama Thornton
Big Mama Thornton

Schopenhauer estaba convencido que la muerte es el genio inspirador, pues sin ella difícilmente se hubiera filosofado. Desde la perspectiva de quien piensa la muerte, ésta deja de ser vista como un acontecimiento negativo y se transmuta en la condición fundamental de todo pensamiento.

Pero la muerte es todavía un concepto muy abstracto, una generalización muy llana, un acontecimiento sin cuerpo. La muerte se manifiesta no en su idealización, sino en su acontecer fáctico, en los cadáveres que se descomponen, en el dolor y la melancolía que vivimos día a día.

Así pues, el Blues parte de una premisa fundamental: si algún día la melancolía y el dolor  faltasen en el mundo, los ruiseñores cantarían a la lluvia, los viejos dejarían de añorar la juventud y los lirios montarían un burdel. Y nos recuerda que en lo más profundo no somos otra cosa que lagrima viva, llanto sacudido, un anhelo de llegar a ser al menos un error así como Dios busca ser al menos una verdad.

Escuchar a Big Mama Thornton es vivir la petite morte (en su aspecto espiritual y erótico) que detiene el continuo fluir de la experiencia. Bebedora implacable, fue señalada por lesbiana en una industria musical gobernada por hombres, igual de borrachos y compungidos. Toda su educación musical ocurrió entre Dios y el púlpito, como anunciamiento prematuro de su condición divina y terrenal, cantando, componiendo y soplando a todo pulmón la armónica en las iglesias de Alabama.

A principios de los 50’s Big Mama grabó Hound dog, el tema que años después haría famoso a Elvis, y a mediados de la década siguiente compuso Ball and Chain, la canción que consagró a Janis Joplin y por la cual no recibió ni un peso. Pues, a pesar de que Joplin siempre reconoció la autoría de Thornton, los derechos pertenecían a su antiguo sello, con el cual grabó una primera versión a principios de década pero que nunca se llegó a editar.

En Ball and Chain se plasma un blues que habla del amor que se escapa, las segundas oportunidades y las condenas que son las relaciones humanas. Esta canción unió el destino de ambas mujeres, Big Mama y Janis, aunque la historia y la vida siempre fue más favorable para la última. En 1995 el Rock n Roll Hall of Fame incluyó Hound dog y Ball and Chain en su lista de las canciones que dieron forma al rock. ¿Un reconocimiento tardío o justicia anacrónica?

Te puede interesar:

«A Love Supreme”: entre Dios y las drogas, el viaje espiritual de Coltrane