Esta semana, la cantante Billie Eilish de 18 años, fue fotografiada por un paparazzi caminando a los alrededores de Los Ángeles. La fotografía se volvió viral y desató la discusión en Twitter después de que el usuario @GamesNosh la compartiera con un desafortunado comentario: «En 10 meses, Billie Eilish ha desarrollado un cuerpo de una wine mom en los treinta».

Obviamente, el comentario no pasó desapercibido, cientos de fans salieron a su defensa. Colocando en el centro de la opinión pública la reflexión acerca de la gordofobia y el body shaming, es decir, cuando se ridiculiza a una persona por no cumplir con los cánones estéticos que exige la sociedad.

La cantante respondió en Instagram con una fotografía y la leyenda: ¿De verdad quieres volver al pasado? Haciendo alusión a todas aquellas personas que vuelcan sus frustraciones sobre el cuerpo de una mujer.

View this post on Instagram

do you really wanna go back in time?

A post shared by BILLIE EILISH (@billieeilish) on

En meses anteriores, Billie, subió un corto a Youtube llamado NOT MY RESPONSABILITY, en el que defiende la importancia de aceptar tu propio cuerpo y no prestar atención a las críticas que buscan humillarte y ridiculizarte por tu apariencia física.

«Tienes opiniones sobre mis opiniones, sobre mi música, sobre mi ropa, sobre mi cuerpo. Algunas personas odian la ropa que llevo, otros la adoran, otros la usan para avergonzarme… Pero los siento observándome siempre. Nada de lo que haga pasa desapercibido, siento sus miradas, sus desaprobaciones o sus suspiros de alivio”… ¿Les gustaría verme más pequeña? ¿Débil? ¿Frágil? ¿Alta? ¿Les gustaría verme callada? ¿Les provocan mis hombros? ¿ Mi pecho? ¿Soy mi estomago? ¿Mi cadera? El cuerpo con el que he nacido, ¿no es lo que quieres? Si me pongo lo que es cómodo, no soy una mujer. Si me quito las capas de ropa, soy una puta”.