CHUD Ecologismo y discriminación

C.H.U.D. es una película de terror y ciencia ficción del año 1984. Dirigida por Douglas Cheek y producida por Andrew Bonime. El título es el acrónimo de Cannibalistic Humanoid Underground Dwellers, por lo que uno pensaría que C.H.U.D es una película serie B en la que los protagonistas se enfrentan a criaturas devoradoras de humanos en los subsuelos de Nueva York, lo cual es en parte cierto, aunque no del todo.

Lo que hace interesante a C.H.U.D no son solamente sus monstruos cutres de serie B, sino la manera en la que logra integrar la estética de las películas de terror de los 50’s con el ecologismo y la discriminación económica y social, lo que le convierte en una película de culto bastante actual.

En la era del cambio climático y la apabullante demanda de recursos planetarios por parte de las exigencias humanas, así como el desecho de contaminantes que atentan contra el equilibrio de los ecosistemas, C.H.U.D es una película que todo amante (y no amante) del cine de terror debe ver.

La historia comienza con una serie de desapariciones de vagabundos en la ciudad de Nueva York, nadie, ni el gobierno ni la policía están interesados en investigar la causa de las muertes, porque claro, se trata de la desaparición violenta de unos cuantos marginales. Hasta que un día, una joven y caucásica mujer de clase media desaparece. Es entonces cuando el capitán Bosch (Christopher Curry) empieza a investigar las desapariciones.

Bosch se alía con el “reverendo” Shepherd (Daniel Stern), el cual dirige un comedor para pobres y es el primero en darse cuenta que algo sucede entre aquellos que viven bajo tierra, en las cloacas y los túneles del metro. Paralelamente, el fotógrafo George Cooper (John Heard) descubre que algo extraño sucede entre los vagabundos cuando hace una serie de fotografías para un reportaje. Los tres acabarán descubriendo que lo que ocurre debajo de la ciudad incluye una conspiración gubernamental e industrial en la que los pobres son siempre prescindibles.

Más allá del encanto ochentero que tienen estas películas de serie B, C.H.U.D es un clásico de culto que mezcla muy bien el horror y la ciencia ficción.

El anecdotario

La idea para el film surgió cuando el guionista, Shepard Abbott, estaba en una fiesta con Heard y Stern. Los tres desarrollaron el argumento y se lo presentaron al productor Andrew Bonime. Pero a Bonime no le acababa de gustar como iba el guion, por lo que decidió despedir a Abbott y contratar a Parnell Hall en su lugar. Esta acción incomodo mucho a Heard y Stern, quienes nada contentos con la contratación de Hall acabaron por reescribir el guión, improvisando gran parte de los diálogos.

En un inicio, el aspecto de los C.H.U.D. iba a ser logrado con un ligero maquillaje, sin embargo, Bonine insistió en que los C.H.U.D deberían caracterizarse como enormes monstruos mutantes. Y la neta, los monstruos están bien cutres, por lo que el director decidió utilizarlos lo menos posible, lo que vino bien a la película pues esto motivo el trabajo de generar un mayor suspense en el espectador.

Te puede interesar:

The Walking Dead y la confrontación con nuestros supuestos éticos

Black Christmas: el horror llega en navidad.

5 películas clásicas de brujas que no debes dejar de ver.

A Serbian Film: víctimas y capitalismo en la era gore.