Con motivo de Día de muertos el Instituto Cultural de Aguascalientes organizó el Festival virtual de calaveras en el que se conmemora al grabador y caricaturista mexicano José Guadalupe Posada, originario de Aguascalientes y conocido por su grabado, La Catrina.

Aquí te dejamos el grabado para que te acuerdes:

Como parte de este festival virtual (porque COVID) se organizó también, en conjunto con la galería “El obraje», una exposición y venta de obra de diferentes artistas. Para promocionar el evento, al diseñador del cartel le pareció buena idea poner como imagen principal una ilustración del caricaturista Antonio Helguera en la que se mezclan elementos iconográficos de La Catrina de Posada y de la virgen de Guadalupe…Aunque a la diócesis de Aguascalientes no le hizo mucha gracia.

En una carta dirigida al Instituto de Cultura, el empresario Francisco Javier López Rivera, coordinador general del Consejo de Laicos de la Diócesis de Aguascalientes, solicitó que la imagen fuera “eliminada” de toda promoción publicitaria (cabe señalar que el Instituto obedeció), pues la “imagen distorsionada” de la guadalupana es “una directa ofensa” a la virgen. Además señaló (como si lo supiera) que “Posada no haría un dibujo como ese” pues la Catrina surgió como una crítica a los personajes de aquella época.

Lo cual resulta en parte cierto, a la catrina originalmente se le llamaba “La calavera Garbancera”en referencia a los vendedores de garbanzo, que siendo pobres aparentaban ser ricos y querían ocultar sus raíces indígenas. Pero esto no significa que la ilustración de Helguera tenga el mismo objetivo crítico que la de Posada. En una entrevista el ilustrador señaló que su propósito por allá del 2002, cuando realizó dicha ilustración, fue rendir un homenaje a Posada ya que su Catrina se ha convertido en un ícono para los mexicanos casi tan grande como la virgen de Guadalupe.

«Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central“ de Diego Rivera. Aquí aparece el artista José Guadalupe Posada del lado derecho. A la izquierda se puede contemplar una versión infantil de Diego Rivera. Por detrás, no podía faltar, Frida Kahlo.

El asunto hubiera pasado como una rabieta más de la derecha conservadora, como la que comúnmente tienen respecto a temas como el feminismo, el aborto o el “matrimonio” entre personas del mismo sexo. Pero trascendió que en esa misma carta se puede leer:

“No estaría mal que recordáramos que, no hace mucho tiempo, por mucho menos que eso, algunos creyentes agredieron con resultados fatales al autor de un insulto en materia religiosa, en Francia”.

Este párrafo puede interpretarse como a) un llamado a la reflexión sobre la violencia que desata la «agresión» a los símbolos religiosos o b) una amenaza velada. Si es lo primero, habría que regresar a los miembros de la diócesis que avalaron esta carta, junto con Francisco Javier, a la escuela para tomar una buena clase de redacción y definir también en qué términos podemos hablar de «agresión» y si acaso la obra de Helguera constituye una acción de éste tipo. Si es lo segundo b) solo queda decir: vaya estúpidos. O puede ser el caso que exista una tercera interpretación en la que se reunan a) y b).

Asumiremos que quienes redactaron esta carta no son estúpidos ni radicales…asumiremos… Pero los hechos ocurridos en Francia a los que refiere el empresario Francisco Javier fueron el degollamiento de un profesor de secundaria por parte de un radicalista islámico, por el simple hecho de mostrar en una clase de cívica y ética unas caricaturas de Mahoma como ejemplo para discutir el tema de libertad de expresión. También, hace poco, tres personas murieron luego de ser apuñaladas en una iglesia en Niza por parte de un radicalista religioso. Sin olvidar que en el 2015, dos hombres mataron a 12 personas en las oficinas de Charlie Hebdo por haber publicado una caricatura de Mahoma.

También te puede interesar: 12 de octubre: C Tangana y la ultraderecha española.

Sin duda, discutir acerca de los límites de la libertad de expresión (si acaso los tiene) y la tolerancia es muy importante, pues en el mundo estamos atestiguando el surgimiento de radicalismos y absolutismos bastante perniciosos. Y no debemos olvidar que una condición necesaria para establecer una sociedad plural y justa es la tolerancia horizontal. Pues según el filósofo Fernando Salmerón, “una persona realiza un acto de tolerancia cuando, en atención a razones y a pesar de tener competencia para hacerlo, no impide algún acto de otra cuya ejecución lastima sus propias convicciones”. Es decir, quien tolera tiene la competencia para prohibir o no, un determinado acto que va en contra de sus creencias y aún así, en ponderación de razones, decide no prohibirlo. Los iraquíes, por ejemplo, no es que hayan tolerado que su país fuera atacado, simplemente han padecido tal decisión y sus consecuencias.

Tal parece que la mancuerna poder económico-eclesial que se impuso en Aguascalientes, no tiene a la tolerancia como una de sus virtudes principales. Pues todo indica que se asumen dentro de una cruzada medieval. Como sea, en FILTH le pedimos a la «virgencita plis» que ilumine la inteligencia y tolerancia de todes, pero en especial de Francisco Javier y de todes los miembros de la diócesis de Aguascalientes que avalaron esta carta.

En redes el tema cobró relevancia, muchos se quejaron de lo mismo, les pareció inadmisible que se “rebajara” y “degradara” a la virgen de Guadalupe. Pero otros se lo tomaron más a broma y además de exigir playeras con la ilustración de Helguera, se preguntaban si el señor que sostenía a la virgen era Maduro o Neil deGrasse Tyson.

En sus redes el caricaturista dejó una imagen en buena resolución para nuestro beneplácito.