Foto: maria__rz

(Fotografía: María Ruíz @maria_rz)

El Senado de la República aprobó por unanimidad la reforma a la Ley general de Acceso de las mujeres a una vida libre de violencia (LGAMVLV) y al Código penal federal para castigar la violencia digital.


Esta reforma, conocida como Ley Olimpia, tipifica y sanciona el acoso, hostigamiento y difusión de contenidos sexuales a través de Internet o redes sociales y las agresiones en contra de las mujeres en medios de comunicación.

La reforma implicó más de un año de trabajo legislativo conjunto entre senadoras y asociaciones civiles. Pero el rostro detrás de esta Ley fue la joven Olimpia Coral Melo, quien inició una batalla legal luego de que un video íntimo de ella fuera difundido sin su consentimiento por su expareja en el año 2014. Provocando una campaña de acoso en su contra a través de redes sociales.

Así fue como Olimpia, junto con otras mujeres víctimas de acoso digital, se dieron a la tarea de impulsar una iniciativa de ley en el estado de Puebla, para reformar el Código Penal de dicha entidad y tipificar la violencia digital como un delito. Lograron que se discutiera y se aprobara en diciembre de 2018 en el estado y en 2019 en otras 16 entidades, incluida la Ciudad de México.

Hoy, el Senado de la República avaló con 87 votos a favor esta Ley que contempla penas de 3 a 6 años de prisión para los agresores y obliga a las páginas de internet a bloquear los contenidos y avisar inmediatamente a los usuarios cuando incurran en este tipo de violaciones. Como parte del dictamen se establece que los jueces y ministerios públicos podrán ordenar de manera inmediata que empresas como Facebook y Twitter, o cualquier otra página de internet en la que se difundan estos contenidos, interrumpan, bloqueen, destruyan o eliminen estos archivos. Además se deberá avisar de inmediato a los usuarios que las compartan que el contenido será inhabilitado por orden judicial.

La reforma también sanciona la violencia mediática ejercida a través de cualquier medio de comunicación, que de manera directa o indirecta, promueva estereotipos sexistas, haga apología de la violencia contra las mujeres y niñas, difunda mensajes de odio, discrimine por cuestiones de género, o cause daño a las mujeres y niñas de tipo psicológico, sexual, físico, económico, patrimonial o feminicida.