Nona Limmen es una fotógrafa alemana que reside en Holanda, cuya obra está compuesta de retratos en los que se entremezclan pesadillas, fantasías y memorias, a través del paganismo, la mitología y la literatura canónica.

En la obra fotográfica de Limmen resulta complicado poder distinguir entre lo real y la fantasía. Como totalidad, su obra construye un universo donde lo único real es lo ominoso. Forjado desde la oscuridad del gótico, el universo de Limmen se traduce como una fascinación por lo extraño.

Cuando Nona era una niña, fantaseaba con convertirse en arqueóloga: viajar lejos y descubrir lugares que nadie había visto antes. Aunque al final eligió la fotografía, Nona continúa realizando labores de arqueología, construyendo mundos de una geografía extraña en los que la oscuridad se eleva, eterna y neutra, hacia un cielo donde nos aguarda la Nada.

Técnicamente, el enfoque analógico de su fotografía agrega otra capa de misterio a su obra. El grano, las lentes multifacéticas y los desenfoques añaden un sopor que te sumerge en los más oscuros de los mundos posibles.

Para conocer la obra de Nona Limmen visita su sitio web y su cuenta de Instagram.

Acá te dejamos algunas de sus fotos.

Te puede interesar:

«Midsommar», ¿el sueño húmedo de los supremacistas blancos?

Body-Horror: Cuerpo, sexo y filosofía en el cine de David Cronenberg

¿Puede el Jazz tener un origen mexicano? Así es como la música mexicana influyó en el desarrollo del Jazz