Todo comenzó cuando el modder Catmino encontró una manera de reemplazar los modelos de los personajes dentro del juego, lo cual dio lugar a interesantes mods, como uno en el que se reemplaza la apariencia de trabajadores sexuales (conocidos como Joytoy) con la apariencia de Johnny Silverhand: el personaje basado en Keanu Reeves.

De esta manera, los jugadores podían recrear escenas sexuales no sólo con el rostro del actor, sino con el modelo completo de Johnny Silverhand. Debido a esto, CD Projekt Red, la empresa desarrollada de Cyberpunk 2077 ha retirado el mod que permitía a los usuarios tener relaciones virtuales con Johnny Silverhand.

La empresa ha dicho lo siguiente:

“Nuestra regla más importante con respecto al contenido generado por el usuario, en particular las modificaciones hechas al juego, es que éstas no pueden resultar perjudiciales para los demás. En el caso de los intercambios de modelos, especialmente aquellos que involucran situaciones explícitas, puede ser percibido de manera inapropiada por las personas que nos prestaron su apariencia con el propósito de crear personajes en Cyberpunk 2077. Por lo tanto, a la hora de hacer contenido de fans, los creadores deben asegurarse de que tienen permiso de todas las partes interesadas (que pueden ser personas distintas de CD PROJEKT RED) […] En general te permitimos modificar el juego a tu antojo y divertirte. Pero cuando se trata de modelos de personas reales a las que les hemos pedido que participen en el juego, les pedimos que se abstengan de utilizarlos en cualquier situación que pueda resultar ofensiva si no cuenta con su permiso explícito”.

Las modificaciones sexuales suelen ser lo primero que los usuarios agregan a cualquier juego. Pero el comunicado pone en la discusión un problema que podría ser ético. Pues señala la posible incomodidad de un actor real por aquello que se hace con su imagen en un contexto digital. A medida que la digitalización y tecnología avanza, este tipo de dilemas serán más comunes.

Te puede interesar:

Cyberpunk: biotecnologías, capitalismo y exclusión.

Neuromancer y el Cyberpunk: bioartefactos y biotecnología.

Blanc: la máscara cyberpunk contra la Covid-19.