Fleabag
Fleabag

Fleabag acaba de cumplir su tercer aniversario (el último episodio se transmitió el 8 de abril de 2019), y no queríamos dejar pasar la oportunidad para escribir sobre esta HERMOSA serie escrita y dirigida por Phoebe Waller Bridge.

Fleabag retrata las crisis de una mujer británica veintañera: Su adicción al sexo, el duelo por la muerte de su mejor amiga, ligues insatisfactorios, su negocio poco rentable, la soledad y una complicada relación con su familia. Estas son las bases temáticas de la primera temporada.

La ruptura de la cuarta pared

Sin embargo, uno de los aspectos más interesantes de la serie es la ruptura de la “cuarta pared”, ese muro imaginario que separa a la audiencia de lo que ocurre en la pantalla. Un escenario donde el personaje confiesa sus pecados a la menor provocación y donde suceden los momentos más oscuros de la comedia, como comenta J.M. Villalobos de Funny Games (1998):

“Nos sentimos seguros en nuestras butacas ejerciendo un malsano vouyerismo. Es entonces cuando, en uno de sus perversos juegos, uno de los psicópatas nos mira de reojo y nos guiña el ojo, nos hace partícipes de sus artimañas con ese gesto que dura apenas un segundo, viola nuestra intimidad y nuestro espacio como meros observadores y nos convierte en cómplices involuntarios de sus aberrantes acciones.”

Además, esto funciona como la fuente de humor que le da sentido al programa, como comentó Phoebe Waller Bridge en una entrevista:

“Supongo que es un mecanismo para articular lo que veo a mi alrededor, pero la hipocresía me hace reír, sobre todo cuando la gente le miente al otro y le dice que ´se encuentra bien´ cuando es claro que ningunos de ellos pasa por un buen momento. La hipocresía permite que todos se sientan más tranquilos, aunque sepan que todo es una mentira. No sé por qué, pero es muy chistoso. Por alguna razón eso me hace reír mucho.”

A esto también podemos agregar lo escrito por Mauricio González en un artículo de Letras Libres:

Flea busca liberarse de la opresiva necesidad de mentir para agradar a los demás. El crecimiento, deduce, radica en la habilidad de ser honesto y establecer una verdadera conexión con las personas que la rodean. Para conseguir esto, debe escapar de la vista de quienes habitan más allá de la cuarta pared, es decir, de nosotros: los espectadores”.

Revertir el papel femenino en la ficción

Esta ruptura de la cuarta pared también tiene la capacidad de revertir el papel femenino en la ficción.

Denme chance y me explico un poco más: Históricamente el papel de las mujeres en las ficciones ha sido un reflejo de violencias, por ejemplo, en series como Soprano, el personaje de Carmela vive encerrada en la vivienda familiar, siempre callaba cuando el marido (Tony) hablaba, como menciona en un hilo de Twitter @CarlosLara3x4 (guionista y periodista), “En la escala jerárquica, la palabra le pertenecía a él”.

En otras ocasiones la figura femenina también funciona como eje moral de los personajes masculinos, son la representación de la moralidad, roles que al final crean estereotipos y refuerzan sanciones y autorregulaciones en el colectivo femenino.

Fleabag cuestiona todo eso, en esta serie los personajes masculinos son los que callan, “o mejor aún repiten lo que Fleabag adelanta, para ridiculizarlos”.

Cito a @CarlosLara3x4: “Fleabag se sale de su universo diegético, pero al adelantar lo que pasa, ella pone en suspenso la narración misma haciendo callar al narrador extradiegético y tomando las riendas. Es decir, Fleabag no se conforma con dejar al hombre con la palabra en la boca, sino que cuando ella habla obliga a callar/esperar triplemente al personaje, narrador y espectador. Rompe todos los límites que le imponen a su personaje”.

Además, que Flea es un personaje que rompe con la moralidad impuesta a los personajes femeninos (muchas veces por hombres), ella consigue ser una mujer que habla de sexo sin que la narración la convierta en objeto.

El rompimiento de la cuarta pared, en Fleabag, tiene dos funciones: Es el lugar de confesión de Flea, ayuda a la construcción de ese personaje taaan complejo y al mismo tiempo ataca al sistema clásico narrativo.

También te recomendamos:

¿Te gusta el terror? A lo mejor eres un conservador de mi3rd@

¿Qué tienen en común Bridget Jones, Gilmore Girls y Jane Austen?

Matrix: la realidad no existe, y si existe no la podemos conocer