Kate Bush comenzó a componer muy joven. A los 16 años, David Gilmour (guitarrista de Pink Floyd) descubrió sus maquetas y quedó maravillado con su talento. Inmediatamente, Gilmour llamó a varios conocidos para grabar profesionalmente una de esas maquetas.

A la edad de 16, Kate Bush estaba grabando con músicos de Pink Floyd, Alan Parsons e ingenieros que habían trabajado con Genesis y los Beatles. Y firmó, además, un contrato con EMI.

Su primer sencillo “Wuthering Heights” (Cumbres borrascosas) se estrenó en enero de 1978 y está inspirado en la novela de Emily Brontë. El sencillo se posicionó en el número uno de las listas de popularidad del Reino Unido.

Sin embargo, no todo fue maravilloso para Kate. Desde muy temprano en su carrera se enfrentó al estereotipo de ser una cantante mujer, joven y atractiva. Para gran parte de la crítica Kate era una intérprete que solamente se podía vender a través de su imagen.

“Esa imagen fue algo que se creó en los dos primeros años de mi popularidad, cuando la gente se aferró al hecho de que yo era joven y femenina, en lugar de una cantante joven, también compositora…Los medios de comunicación únicamente me promovieron por mi físico. Es como si hubiera tenido que probar que ‘soy una artista dentro un cuerpo de mujer’”, declaró Kate Bush en 1982.

“Lo que pasó con ella fue algo muy machista. La gente pensaba que Kate Bush estaba demente. Estaban avergonzados de admitir que en realidad sí que les gustaba y creo que una de las cosas buenas del feminismo actual es que ha logrado que ella ya no sea una amenaza para nada”, dijo Björk en una entrevista.

Sin embargo, su obra sigue generando desconfianza. Según se cuenta, ante el escepticismo de Netflix, a los creadores de “Stranger Things” se les exigió justificar los motivos por los cuales “Running Up that Hill” se debía incluir en el rodaje de la serie.

Resulta fantástico que las nuevas generaciones descubran a Kate Bush y le reivindiquen en su lugar de icono. Sobre todo, teniendo en cuenta la influencia que Kate ha tenido en estrellas como Billie Eilish, Sia, Florence Welch, Rosalía, Lady Gaga, Björk y Adele.

Te puede interesar:

Entrevista a Waquel Drullard: Del reguetón, trap, racismo, Tokischa y Decolonialidad

El Reguetón y cómo reapropiarse del acento puertorriqueño

Blanquear el reguetón y los problemas detrás de la etiqueta “Género Urbano”