Panam y su nueva línea de tenis feministas
Panam y su nueva línea de tenis feministas

El 8 M es uno de los días mas importantes para posicionar los mensajes, demandas y peticiones legitimas del movimiento feminista. Esta fecha también comienza a ser importante para las marcas que utilizan sus cuentas de redes sociales para emitir mensajes y campañas vinculadas al feminismo, para poder empatizar con sus consumidores.

Como es el caso de Panam, marca mexicana de tenis, que a través de redes sociales publicó la imagen de su nueva línea de calzado inspirado en el movimiento feminista mexicano. Los tenis en color blanco, rosa y morado tienen inscritos las pintas y frases que las marchas dejan en las paredes, fachadas y edificios.

De tal manera que en los nuevos tenis de Panam se pueden leer frases como: “El violador eres tú”, “sin miedo”, “no te tengo miedo”, “no estás sola”, “ni una más” y “nos queremos vivas”.

Críticas en redes sociales

Este lanzamiento fue criticado en redes sociales. Sobre todo por mujeres que encontraron ofensivo la nueva línea. Una ofensa directa sobre un país donde mujeres son asesinadas y agredidas todos los días, y que además una marca quiera acercarse a las consignas a través del lucrar y explotar el dolor de víctimas de esta problemática social.

Cito un hilo abierto por la cuenta de twitter Feminicidio México: “Mientras que en México 10 mujeres son asesinadas cada día, el capitalismo de consignas aprovecha que se acerca el 8M para lanzar una estrategia publicitaria que lucra con el dolor y con la rabia de quienes diariamente vivimos las violencias del sistema patriarcal”.

“Sí estamos enojadas, pero nuestra rabia no tiene que ser aprobada desde el exterior y mucho menos por el mercado. Nuestra rabia se legitima con cada feminicidio, cada violación, cada maltrato cotidiano”.

“El feminismo no es un producto de consumo, las mujeres no somos mercancías”, concluye la crítica de @feminicidiomx.

El lanzamiento de Panam fue acompañado por un comunicado de prensa donde se lee: “Grita, exprésate, enójate, tienes todo el derecho y nosotros la obligación de escucharte, solo así cambiará el entorno”.

“¡Ya supéralo, mujer! Sí, ya supera a ese hombre abusador, macho e ignorante. Supéralo en todo. Sé más feliz que él. Gana más dinero que él. Disfruta más la vida que él. Porque tú eres mejor, superior… Somos feministas estamos a favor de la igualdad, ningún ser humano debe privarse de ningún bien o derecho a causa de su sexo. Nos pronunciamos absolutamente en contra de la dominación y violencia de los varones sobre las mujeres”.

Marcas y movimientos sociales

La crítica que los consumidores hacen a las marcas, puede estar resumida en la entrevista a Katie Martell, realizada por The Drum. En dicha entrevista la especialista habla sobre el ejercicio del marketing actual y sobre la incredulidad de los consumidores.

Cada vez más consumidores esperan que las marcas tomen partido en las cuestiones culturales. Sin embargo, eso no implica que todas las campañas sean acertadas, incluso algunas marcas llegan a la hipocresía, lanzan campañas inspiradas en el empoderamiento femenino, sin tomar en cuenta que al interior, de dichas compañías, existen temas de violencia de género.

Por ejemplo, en 2018 una campaña de Audi para el Superbowl se escudó bajo la denuncia de discriminación hacia las mujeres cuando la marca no contaba con mujeres en los puestos ejecutivos, ni intermedios. Otro caso fue Google que por el mismo año buena parte de su plantilla se lanzó a las protestas como reacción a un reportaje de The New York Times, que reveló que la compañía no había hecho nada respecto a algunos casos de acoso sexual.

Los intentos de las marcas por acercarse a estos temas muchas veces caen en la superficialidad, en la banalización y en los estereotipos. El mensaje de las compañías debe basarse más en las acciones en su interior, que en campañas.

Como señala Katie Martell en The Drum, Johnnie Walker es un claro ejemplo de como se pueden encontrar mejores opciones para acercarse al feminismo. Johnnie Walker cambió su imagen y empaques por la de Jane Walker, y además invirtió en acciones para que la plantilla, al interior, fuera más igualitaria.

Te recomendamos: