El día de hoy “Nosferatu” (1922) de Murnau cumple 100 añitos. Y en Filth lo celebramos con un post sobre sus influencias pictóricas.
Comúnmente, se suele decir que “Nosferatu” está fuertemente influenciada por el expresionismo alemán, aunque eso no es del todo cierto. A principios del siglo XX en Europa, el expresionismo era el movimiento artístico en boga, la película “El gabinete del Dr. Caligari” de Robert Wiene, es una clara muestra de la acogida que el expresionismo tuvo en el cine.

Sin embargo, “Nosferatu” no es una película basada en escenarios teatrales y filmada en estudio (en su totalidad), como sí lo fue “Caligari”. Por el contrario, “Nosferatu” tiene una clara intencionalidad realista que no siempre es compatible con la deformación de la realidad que presentan algunos artistas expresionistas como Edvard Munch, Franz Marc, Kubin, Meidner o Renée Sintenis.


Para Salvador Rubio Gómez, “Nosferatu” no es una película abiertamente expresionista, más que en determinados momentos en los que el expresionismo funciona como recurso simbólico. Para Rubio Gómez, la cultura artística de Murnau y su formación como historiador del arte lo llevaron a buscar sus influencias más atrás del expresionismo, hasta el renacimiento, el barroco y el romanticismo, en artista como Vermeer, Rembrandt, Durero, Caspar Friedrich y Kersting.


Quizás, antes del expresionismo de Munch y otrxs, está la influencia del romanticismo de Caspar Friedrich. De Caspar Friedrich, Murnau aprendió a transmitirnos ideas de terror, esperanza y angustia a través del paisaje. Que no se nos olvide que una de las principales protagonistas en “Nosferatu” es la naturaleza.

En las escenas de interiores podemos observar el costumbrismo realista de Georg Friedrich Kersting en el que usualmente se retrataba a burgueses ociosos leyendo o durmiendo. Estas escenas sirvieron a Murnau para representar la supuesta seguridad del hogar. Seguridad que será rota con la aparición de lo sobrenatural.

Las escenas urbanas y de edificios, puertos, iglesias y jardines tienden a tener cierta relación con los grabados de Munch, pero también con el trabajo de Veermer.


Otras escenas de interior remiten al arte de Brueghel o Jan Steen en las que se retratan escenas de alegres campesinos, peleas en taberna, etc. Este ambiente sirve de marco para la actitud despreocupada y jovial de Hutter, interrumpida por la oscura advertencia del posadero.


La escena de los marinos en el puerto es una de las que parecen más nocturnas, especialmente si se tiene en cuenta que «Nosferatu» fue filmada de día. Y su fuente puede encontrarse en un maestro de la iluminación nocturna: Rembrandt

También te puede interesar:

Crepúsculo: en la soledad del vampiro hipercapitalista

El nihilismo o la muerte del vampiro

Annihilation: ¿Qué es el Área X y cuál es su relación con Lovecraft y los Hiperobjetos?

¿Qué es el Horror Cósmico?: algunas claves fundamentales

Thomas Ligotti: horror y filosofía