El emparejamiento eventual entre Basil Gogos y los monstruos de las películas de terror fue una de esas cosas accidentales y fortuitas que, contradictoriamente, parecían destinadas a suceder.

Si bien Gogos había disfrutado viendo películas clásicas de terror cuando era niño, de joven se dedicó completamente a sus estudios de arte con el objetivo de convertirse en un artista del canon. Sin embargo, dos años antes de que Gogos ingresara en la arena de la ilustración profesional (mientras aún estaba en la escuela de arte), ciertos eventos se alinearon produciendo un efecto importante en su vida y carrera.

De origen egipcio pero de padres griegos, Gogos mostró fascinación y habilidad para el dibujo desde muy joven. Emigró a los Estados Unidos cuando tenía apenas 16 años, prácticamente sin hablar nada de inglés. Gogos pasó varias escuelas de arte hasta que llegó a la Art Students League de Nueva York, bajo la tutela de Frank J. Reilly.

Siendo apenas un estudiante, Basil Gogos trabajó ilustrando las llamadas Men’s adventure magazines, antologías que eran una mezcla entre Playboy y Boy’s life, donde aparecían historias de machos aventureros enfrentándose a cualquier adversidad, desde soldados nazis hasta indomables fieras. Estas publicaciones eran un excelente modo en que los ilustradores, estudiantes y recién egresados, podían tener trabajo y seguir mejorando su estilo.

En 1960, Gogos recibió una llamada de su agente pidiéndole una pintura muy específica: le entregó una foto de Vincent Price caracterizado como Roderick Usher para la película de Roger Corman House of Usher, diciéndole que el editor quería “algo inusual, algo colorido, algo nuevo”. La tarea era difícil, por aquellos años todas las películas de la Universal Studios eran en blanco y negro.

Una vez terminado el trabajo, Basil no quedó nada satisfecho con su obra, así que decidió que lo mejor era no entregarla en persona. Al final fue su agente quien entregó el cuadro. Poco después Gogos recibió una llamada del editor, James Warren, quien literalmente le preguntó: “¿Dónde estás? ¿Por qué no estás aquí para que pueda abrazarte y besarte?

Warren era el editor y co-fundador (junto con Forrest J. Ackerman) de la legendaria revista Famous Monsters of Filmland. Gogos produjo docenas de portadas para la revista durante más de 20 años. Por aquel entonces, muchos pensaban que Basil Gogos invitaba a los monstruos a su estudio. El uso que hacía del color era notable, sobre todo teniendo en cuenta que en el imaginario de las películas de monstruos estaba construido en blanco y negro.

Gogos pintó a varios actores como Glenn Strange, Christopher Lee y Fred Gwynne, pero sentía un afecto especial por Karloff, quien murió unos meses antes de que el retrato de 1969 de Gogos fuera publicado en la portada de Famous Monsters.

Tambié te puede interesar:

El mar y el horror: la inmensidad de lo desconocido

El nihilismo o la muerte del vampiro

Annihilation: ¿Qué es el Área X y cuál es su relación con Lovecraft y los Hiperobjetos?

¿Qué es el Horror Cósmico?: algunas claves fundamentales

Thomas Ligotti: horror y filosofía