El día de hoy cientos de personas irrumpieron en el Capitolio de los Estados Unidos para manifestarse en contra de la ratificación de Biden como presidente. Las protestas violentas tuvieron lugar después de que Trump se dirigiera a miles de seguidores cerca de la casa blanca, afirmando -como lo ha venido haciendo desde hace semanas- que le robaron las elecciones debido a un supuesto fraude.

La diferencia de 74 votos del Colegio Electoral parece no ser suficiente para acallar las acusaciones de robo y fraude que Trump ha hecho reiteradas veces. Las manifestaciones no fueron pacíficas, por el contrario, una mujer ha fallecido tras recibir un disparo en el pecho.

Te puede interesar: ¿Sabes qué es el «bullshit»? La herramienta política que le valió las elecciones a Trump.

Lo que ha llamado muchísimo la atención en redes es el contraste en la manera cómo la policia y la guardia nacional han reaccionado ante estas manifestaciones, en comparación con su accionar en las manifestaciones por el Black Lives Matter.

El periodista Timothy Burke acusó en tuiter, con un video, que policias se estaban tomando selfies con los manifestantes, acción impensable en una manifestación negra o latina. Claro, porque solo cuando eres un blanco en Estados Unidos puedes irrumpir ilegalmente en el Capitolio y tomarte una selfie con los policias.

El tono amistoso y juguetón que se ve en las imágenes ha causado indignación entre los usuarios de la red social, pues se le compara con la violencia, los disparos y el gas que la policia lanzó sobre los manifestantes del BLM.

Esta manifestación violenta a favor de Trump ha dejado varias imágenes memorables que, sin duda, gatillean nuestra reflexión. Una de ellas es la que muestra a un simpatizante trumpista ondear una bandera confederada dentro de las instalaciones del Capitolio. Esta bandera identifica a los los estados sureños que combatieron en la Guerra Civil contra la abolición de la esclavitud, también se ve frecuentemente en algunos establecimientos de los estados «rebeldes» que fracasaron en su intento de secesión de la Unión americana, o estampada en los autos, ventanas y ropa de los ciudadanos oriundos de esos lugares.

Quienes defienden su derecho a desplegar la bandera confederada sostienen que es un elemento esencial del legado sureño estadounidense. Mientras que los detractores arguyen que eso es como ondear la bandera nazi.

Después de la guerra, la bandera confederada se usó primordialmente con propósitos conmemorativos y en reuniones de soldados, pero desde la perspectiva de los afroestadounidenses, la historia y el legado que ven es de odio, represión y supremacía blanca, que se ha vuelto simbolo del Ku Klux Klan y otros defensores de la segregación racial.