Mercurio retro: ¿Astrología feminista?

Por: Monserrat Rabadán


“La energía de la Luna Llena en Piscis se mantiene presente al inicio de mes. Esta Luna fue intensa para tu signo, porque anuncia finales de-fi-ni-ti-vos.”

Horóscopo de Aries para septiembre 2023 en Vogue

La astrología ha ido recuperando fuerza mediática conforme el paso de los años. Cada vez es más frecuente encontrarnos con perfiles en Instagram, Facebook o Tiktok que se dedican a publicar contenido relacionado a los horóscopos, a la lectura de cartas del tarot, a la creación de amuletos; y, en gran medida, sus audiencias se reconocen como miembros de la comunidad LGBT, o bien, como feministas, pero ¿qué tiene que ver la astrología con el feminismo?, ¿quiénes integran la astrología a la lucha? y ¿por qué ha ganado tantos seguidores dentro y fuera del movimiento?

“Plutón regresa a tu signo y Saturno inicia su ciclo retro este mes, así que recuerda charlar con tu sombra, tus miedos y esa parte oscura de ti misma que, en fechas recientes, ha sido quien te ayudó a salir a flote”.

Horóscopo de Capricornio para junio 2023 en Vogue

¿Astrofeminismo?

El símbolo de la “bruja” forma parte esencial del movimiento feminista contemporáneo. La venta de stickers, playeras, tote bags, animaciones, etc. lo demuestra. Karina Felitti ya se encargó de llevar a cabo un análisis exhaustivo acerca de esta figura en la Marea Verde argentina. Si bien es cierto que la bruja se asocia con la rebeldía contra el patriarcado, el capitalismo, las instituciones religiosas y con la defensa del derecho a decidir sobre el propio cuerpo, también retrata un claro interés de las jóvenes por la búsqueda de la integración con la naturaleza.

Astrología y feminismo

Así, nos encontramos con generaciones que están comprometidas con el cuidado del medio ambiente, la demanda de legislaciones que protejan a los animales, el rechazo al consumo de origen animal, etc. La conciencia del cuerpo y su control implican una vida no consumista, ecologista y feminista. Sin embargo, este discurso resulta contradictorio, como casi cualquier discurso en la época moderna-contemporánea, puesto que detrás de los famosos “minerales curativos” existe explotación laboral, falta de regulación ambiental, corrupción e incluso, grupos criminales implicados.

La incorporación de la astrología al feminismo, de igual modo, da cuenta del cuestionamiento hacia el discurso cientificista por su carácter androcéntrico y sexista. Este argumento lleva a afirmaciones esencialistas como “las ciencias son patriarcales”, “el método científico no es la única forma de generar conocimiento” y “las ciencias no son la verdad absoluta”. El problema de la esencialización de la ciencia consiste en que se aparta la causa inicial y los colectivos se fragmentan.

Otra cuestión abordada por Agostina Mileo, divulgadora científica argentina, acerca del esencialismo reside en que si se cree que los planetas o la estrellas tienen atributos específicos que se vinculan con personas y horóscopos específicos, significa entonces que las personalidades, experiencias y vidas de los individuos son predeterminadas. Eres trabajadora porque eres capricornio, eres sensual porque eres cáncer, eres extrovertida porque eres leo, eres sensible porque eres mujer.

En cuanto a las temáticas, sus publicaciones hacen mucho hincapié en las relaciones románticas únicamente desde la parte sentimental y emocional, no desde la atracción sexual. Las relaciones sexo-afectivas carecen de complejidad, no se habla de vínculos poliamorosos, personas asexuales y la “energía femenina” a la que tanto se refieren termina por vender cualidades o aptitudes que remarcan los estereotipos de género. Cuando se habla de energía femenina siempre se habla de conexión con la naturaleza, sentido de protección, sensibilidad, amor, gratitud, creatividad…

Por un lado, Mercurio retrógrado significa que las diferencias rotacionales entre los planetas crean el efecto de ir en retroceso, por eso esto se asocia al caos, al cambio de cursos y al movimiento de energías. Y, por otro lado, Tierra retrógrada significa que la corrupción y la impunidad afectan directamente a los sectores de la población. ¿De qué forma? Por medio del desvío de recursos, la incompetencia de las instituciones, la postergación resolutiva de las necesidades ciudadanas, la ineficiencia judicial, el nepotismo, el olvido de los objetivos de programas del gobierno, entre otras.

Así, el vínculo entre “astrología” y “feminismo” puede parecer irrisorio, sobre todo, si se habla de una lucha política que comprende temas tan delicados como lo son la trata de personas, el abuso infantil, el abuso sexual, la violencia doméstica, el aborto, las desapariciones forzadas, los feminicidios… No hay punto de comparación entre casos como los de Ivana Huato, Emma Pilar, Polly Olivares, Alma Lourdes Llamas y el fatídico efecto de Mercurio retrógrado.

 

“Pero no olvides, no es momento de apresurar nada y mucho menos de decisiones finales, porque Mercurio retro, traerá más información a este escenario.”

Horóscopo de Géminis para agosto 2023 en Vogue

La capitalización de la astrología

El cultivo de la espiritualidad es una forma de empoderamiento individual que fortalece el estado anímico del sujeto; es decir, actualmente se construyen nuevas maneras de seguir viviendo con verdades que lastiman y son dolorosas. En las marchas del 8m las mujeres no niegan ni olvidan las causas por las cuales acuden por el hecho de marchar maquilladas con glitter o por perrear en medio de la marcha o por portar carteles como “La revolución será feminista y con K-Pop o no será”; sino que se plantea que las narrativas no son únicamente negativas, también prepondera un discurso positivo y optimista.

La defensa de los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBT son luchas desafiantes y cansadas, por lo que los cuerpos quedan rezagados y resulta necesario fortalecer la psique y las subjetividades. Se toma a la astrología como una herramienta de autoconocimiento, de autoconfianza, de estabilidad emocional y se convierte así en un discurso que le otorga sentido a la vida y a los conflictos. La astrología funciona como un proceso terapéutico que propone soluciones a los problemas personales.
Independientemente de la creencia de que los astros ejercen algún tipo de fuerza sobre las vidas particulares, la astrología en el feminismo es un síntoma de la falta de credibilidad que hay en las instituciones, el afán de encontrar una nueva ciencia donde la espiritualidad y la racionalidad no se ubiquen en polos opuestos y la exaltación de la individualidad.

En una época individualista propiciada por el consumo privado e individual de tecnologías como el Internet (servicios de streaming, redes sociales, música), las nuevas (y precarias) formas de trabajo, el aislamiento, la indiferencia, el “vivir al día”, la inmediatez, entre otros factores, la astrología sienta muy bien porque hace que el sujeto ensimismado se autoanalice para que luego transforme su existencia.

La astrología de hoy en día que vemos en nuestros perfiles de Instagram o en revistas no tiene nada que ver con la astrología babilónica, nos encontramos con una estética permeada por la cultura norteamericana; por ejemplo, en estos perfiles se suben extractos de videos de películas pop hollywoodenses, los textos se escriben en spanglish, se elaboran collages de íconos de la cultura pop.

Celebridades como Katy Perry, Madonna, Naomi Campbell, Kate Hudson, por mencionar algunas, están convencidas de que los minerales les brindan buena suerte, amor y protección. El mercado místico llega a su máxima expresión con páginas web como Goop, empresa fundada por la actriz ganadora de un Óscar, Gwyneth Paltrow, quien vende productos como tapetes de yoga incrustados de amatistas, jades y turmalinas en aproximadamente mil quinientos dólares con el fin de encauzar la energía espiritual a través de los objetos.

Personas como Gwyneth, que se dedican a lucrar con la espiritualidad y el esoterismo, se apropian de técnicas y saberes que forman parte esencial de la cosmovisión y cosmogonía de comunidades originarias afrodescendientes, asiáticas e indígenas con el fin de formar un estilo de vida más “verde” y sanador. Por una parte, les dan valor a sus creencias por haberlas integrado a su cultura dominante y, por otra parte, rechazan otras prácticas de minorías como las expresiones espirituales y religiosas de los chicanos en Estados Unidos. En México, los creyentes y practicantes de la astrología portan cuarzos o pulseras del ojo turco o de los siete chakras mientras que consideran de mal gusto y vulgares las imágenes de San Judas, las estatuas de la Virgen de Guadalupe, los altares a la Santa Muerte, las medallas de San Benito, los Niños Dios, etc.

Más bien podemos ver cómo el clasismo, el colonialismo y el racismo también operan dentro del pensamiento astrológico y que las personas que atribuyen sus logros a la buena suerte, a la astrología, al universo y al poder de los planetas no han pensado que quizá su “suerte” se llama privilegio. Sus cuerpos cumplen con los referentes occidentales canónicos, se desenvuelven en entornos que no son atravesados por la violencia ni la marginación y su voz siempre es escuchada porque se rodean de redes conformadas por amigos, familiares y conocidos con poder.

En 2017 toooodos topamos a Las Perdidas, un video que se viralizó, y aunque seas normal o hetere, estoy seguro que lo …

La construcción de los cuerpos cyborg no es un futuro lejano, es una realidad contemporánea de la que somos dependientes. Hablar de …