“Midnight Mass” es la nueva serie de Netflix dirigida, producida y coescrita por Mike Flanagan, quien también dirigió la adaptación de la novela de Shirley Jackson “The Haunting of Hill House”, que también se estrenó en Netflix.

La serie cuenta la historia de una comunidad ubicada en una isla que se ve asediada por misterios sobrenaturales cuando un nuevo sacerdote llega a la parroquia. Flanagan explora el lado más oscuro de los evangelios, la muerte, la resurrección y la consagración, desde su paralelismo con las prácticas vampíricas.

Aunque las historias de vampiros ocurren por lo general en un contexto religioso donde los crucifijos suelen ser un arma contra estas criaturas (no siempre ocurre así). Muy pocas veces se puede ver que la abyección del vampiro, su necesidad de sangre y su renacimiento como una nueva criatura de la noche, sean narradas desde el punto de vista del ritual cristiano. Por eso pensamos que “Midnight Mass” es una serie en la que se retrata un abyecto “Cristianismo Vampírico”.

MIDNIGHT MASS (L to R) HAMISH LINKLATER as FATHER PAUL in episode 103 of MIDNIGHT MASS Cr. COURTESY OF NETFLIX © 2021

La Resurrección es el pilar de la Fe cristiana, el símbolo de la trascendencia. Refiere a la acción de resucitar, de dar nuevo ser a una nueva vida. Es la creencia en la que se sostiene que un ser mortal puede recobrar la vida eterna después de su muerte. Es el símbolo sagrado y divino de la salvación y el perdón.

Por el contrario, el paso de los mortales al ser vampírico también es una acto de resurrección. Un paso de la vida mortal a la vida eterna pero desde la abyección. Cuando perece la mortalidad y nace lo vampírico no hay salvación sublime. Solamente maldición y condena.

En “Midnight Mass” Flanagan juega con estas categorías: la “resurrección cristiana” y la “resurrección vampírica”. En Juan 12:25-26 Cristo le dice a sus apóstoles: “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás”.

Esto mismo podría ser dicho también por un vampirx. La trascendencia también puede ser abyecta.

La sangre, el vino y el aguamiel siempre fueron el alimento de los dioses. En el cristianismo, la sangre de Cristo es símbolo de protección, comunión y purificación: “Así como debemos confesar nuestros pecados para que seamos perdonados, debemos creer que la sangre de Jesús nos purifica de todo pecado. Así es como se quita lo que impide nuestra Comunión con el Señor”. Juan 1:7

Mientras en el Cristianismo la sangre está revestida de divinidad. En el vampirismo la sangre, como cualquier otro fluido del cuerpo (semen, heces y orina) revela una interioridad visceral y carnal del cuerpo enfermo o descompuesto. En “Midnight Mass” la abyección de lxs Vampirxs que se alimentan de sangre es equiparable al ritual Cristiano de la comunión:

«El que coma mi carne y beba mi sangre tiene vida eterna y lo resucitaré en el día postrero” Juan 6:54.

“Midnight Mass” ensaya la premisa fundamental del horror/terror (hasta ciento punto): volver abyecto lo divino. Profanar lo sagrado desde la abyección. Mostrar que no hay un “arriba divino” y un “abajo carnal”, solo un espacio plano de ignominia, bajeza y degradación donde las creencias no son la salvación sino la condena.

Te puede interesar:

Cannibal Holocaust: deconstruyendo al canibalismo en occidente

Un análisis de “The Walking Dead” desde Albert Camus

The Walking Dead y la confrontación con nuestros supuestos éticos

À l’intérieur: maternidad, gore y la superación de los límites