Connor Murphy es un youtuber e instagramer del fitness que se volvió muy famoso por sus videos en los que salía a la calle y grababa las reacciones de las chicas ante su increíble físico. Quitarse la playera en las calles le dejó miles de seguidores y vistas, lo que le catapultó en la escena fitness de internet.

Sin embargo, Murphy también tiene un historial de depresión. La fama, el dinero y las chicas no terminaron por llenar sus expectativas, por lo que Murphy redireccionó sus intereses hacia un ámbito más espiritual. Y claro, la cultura fitness no pudo estar al margen de esto.

Poco a poco, Connor fue probando métodos alternativos no solo para ejercitarse sino también para alimentarse y mantenerse saludable. Por ejemplo, métodos de respiración en espejo o someterse a un régimen de 70 días sin eyacular, pues asegura que con cada eyaculación se pierden nutrientes importantes.

En este contexto, Murphy publicó en su cuenta de Instagram un video en el que aparece con nicklerikos, otro famoso del fitness, donde cuenta cómo es que decidió beber su propio semen como alternativa nutricional. Según explica Murphy, muchas culturas orientales atribuyen al derrame de semen la pérdida de energía vital, lo que se traduce en energía física y mental. Es por eso que durante varios meses detuvo el derramen de su semen, y asegura que al hacerlo sintió un increíble aumento de energía y su físico mejoró significativamente.

Murphy llegó a la conclusión que podía reciclar su propio semen para no perder esa valiosa energía, es decir, que podía expulsarlo e ingerirlo para no desperdiciarlo. Los resultados, dice, fueron increíbles. Sin embargo, su hambre de “energía” le hizo suponer que no solamente podía ingerir su semen, sino también el de otros hombres para beneficiarse de sus “nutrientes”.

Murphy asegura que antes de hacerlo se informó de todos los nutrientes implicados en la eyaculación, además de que en nicklerikos encontró el candidato idóneo, pues es una persona estética, en buen estado físico y con mucha “energía”.

La ritualidad

En algunas culturas beber el semen de otros hombres es algo común, incluso en algunas funciona como rito de iniciación vinculado a la idea de debilidad o fortaleza. Al igual que la sangre, el semen aporta un significado esencial en la consumación de las prácticas rituales interviniendo en la conformación orgánica y espiritual del cuerpo reglamentando sus puntos fuertes y débiles. Grupos como los gebusi de Nueva Guinea completan la iniciación masculina haciendo beber a los niños varones el semen del padre. Susan Narotzky describe un ritual similar en los sambia, donde la ingesta de semen en los primeros tiempos del matrimonio, estimula la maduración definitiva de la mujer y la prepara para la procreación, además de constituir la materia prima para la producción de leche.

Para Martínez Roosi, estos rituales subrayan el sistema patriarcal revalidando la creencia de que el semen aporta a los débiles la fuerza física y espiritual necesaria. Es decir, los hombres contribuyen con las partes resistentes, mientras que las mujeres suministran los componentes débiles como la sangre y la carne. En este sentido la dominación masculina en las relaciones sociales se materializa mediante elementos simbólicos corporeizados en fluidos corporales como la sangre y el semen.

El fin último de este tipo de rituales expresa la simbolización del poder de los hombres y la opresión de las mujeres, quienes, dentro de esta organización jerárquica, constituyen un elemento notablemente inferior. Lo que las coloca en una relación de desigualdad frente a los varones.

Connor Murphy no bebió el semen de nicklerikos en un contexto ritual, lo posteó en todas sus redes y colgó en su Onlyfans. Como sea, la ingesta de semen de Murphy reafirma la idea en la que los fluidos masculinos están vinculados con la fuerza espiritual y mental necesaria para los más débiles.

Algunos cibernautas reaccionaron de manera muy cómica al post de Murphy, asegurando que el semen tiene propósitos recreativos y no debe usarse para ganancias musculares. O que la ingesta de semen es algo que no amerita un video de diez minutos.

Te puede interesar:

“Baby Yoda” regresa de la mano de Hasbro: “The Child Animatronic Ultimate Edition

Mothmeister: fotografía postmortem

Sevdaliza estrena video de su sencillo «The Darkest Hour»

“Ms. 45”: ¿la vigilante feminista o revanchismo sexista?