“Ms. 45”, A.K.A Angel of Vengeance, es una película de 1981 dirigida por Abel Ferrara (Bad Lieutenant, Body Snatchers) y protagonizada por Zoë Tamerlis, en la que se cuenta la historia de Thana, trabajadora de una firma de moda bastante tímida, y además, muda (elemento que será relevante dentro del desarrollo de la premisa de la película).

Un día, al salir del trabajo Thana es violada por un hombre en un callejón de la ciudad de Nueva York, como puede, se las arregla para llegar a su departamento solamente para ser violentada nuevamente por un individuo que intentaba robar algún objeto de valor, al no encontrar ninguno, toma a Thana por la fuerza e intenta violarla, en un claro ejercicio de dominación el sujeto le pide además que hable y gima, cosa que Thana claramente no puede hacer. A diferencia de la vez anterior, Thana no logra solamente deshacerse de su agresor sino que además lo mata.

Para ocultar el cuerpo, Thana utiliza su bañera y una sierra, lo descuartiza y envuelve en papel periódico las partes para después guardarlas en el refrigerador. A partir de entonces, cada día Thana se deshace de una parte del cuerpo en bolsas de basura que deja en distintos sitios de la ciudad. En uno de estos intentos, Thana vuelve a ser acosada por un sujeto que la persigue, sin embargo, con el arma de su víctima-victimario Thana se defiende. A partir de ese momento, algo cambia en su interior y comienza una cruzada de venganza contra el género masculino.

Ferrara (director) y Nicholas St. John (guionista) llevaban varios años trabajando en mancuerna antes de hacer “Ms. 45”, su producción cinematográfica estaba dirigida exclusivamente al cine de explotación, sin ninguna pretensión intelectual. En este sentido, la película no busca hacer una contribución moral o intelectual a los temas de justicia, equidad y feminismo. Thana no se convierte en una vigilante en busca de justicia y castigo para los criminales, solamente le interesa la venganza contra el género masculino.

La película puede tener muchas interpretaciones, y se debe tomar en cuenta que la venganza femenina es abordada desde la perspectiva masculina. Lo que podría hacernos pensar que la respuesta violenta de la víctima, tan violenta como sus abusadores, es una manera de dar un giro a la responsabilidad social y política del perpetrador, pues, si las mujeres son tan capaces como los hombre de generar violencia, los hombres nos podemos librar de las acusaciones y señalamientos que el feminismo ha impuesto sobre nuestra conducta.

No obstante, Raúl Calvo piensa que el argumento de la película también puede verse como un satírico comentario sobre las relaciones entre hombres y mujeres a principios de los 80: “tras la revolución sexual y los movimientos feministas radicales, se ofrece una visión de la mujer como castradora y saboteadora de la esencia masculina (sea lo que sea eso). Al mismo tiempo, se ofrece una visión del hombre que recuerda bastante a un perro en celo. Sobre este aspecto resulta divertido el hecho de que Thana sea muda pero ninguno de los hombres que se encuentra durante sus salidas nocturnas hace ninguna mención a ello y, de hecho, ni siquiera se dan cuenta en algunos casos. Es esta una manera ingeniosa de representar el modo en que los hombres ven a las mujeres como objetos sexuales”.

Por su parte, la profesora y feminista Carol Clover señala que “Ms. 45” es una checklist virtual del privilegio masculino. Pues Thana no mata únicamente por el crimen del que fue víctima, sino por la violación y el sobajamiento de otras mujeres. La violación, eje temático de la película, no es un atentado individual, sino un acto político y social que refleja el abuso sistemático de los hombres hacia las mujeres. Así pues, las dos violaciones que abren “Ms. 45” se sustentan sobre la premisa básica y asentada de que los hombre utilizan la fuerza para violentar a las mujeres y por esa razón, las mujeres viven en una amenaza constante.

En 2013 Drafthouse Films realizó un transfer para Blu Ray y DVD que permite disfrutar de «Ms. 45» con una excelente calidad.