Horror Cósmico

El horror cósmico es un subgénero cuya creación se atribuye a H.P. Lovecraft y algunos de sus contemporáneos.Temáticamente refiere a entidades sumamente complejas y poderosas conocidas como Primigenios, las cuales habitan el universo desde antes de la aparición de la vida humana. Carecen de formas definidas, rasgos humanos y son completamente indiferentes a las necesidades y deseos de la humanidad.

El miedo al otro, al lo extraterrestre y desconocido, son tópicos centrales en el horror cósmico. De igual forma, sus personajes a menudo bordean la línea de la racionalidad, mostrando que la cordura es algo frágil y tenue cuando la verdadera naturaleza de la realidad se muestra con todo su espanto.

En su dimensión existencial, el horror cósmico comparte muchas características con el nihilismo y el pesimismo filosófico. Las ignominiosas criaturas cósmicas que se arrastran por la oscuridad extendiendo sus membranosas alas y alargando sus infernales tentáculos, nos develan un cosmos abyecto en el que toda aspiración humana se reduce a la nada: el bien, el mal, la moral, las esperanzas, son meras ficciones victorianas. Al final, cualquier aspiración humana está condenada al fracaso.

De la misma manera en la que han desaparecido otras razas y otros seres que han caminado sobre la faz de esta tierra, la humanidad perecerá y solamente prevalecerán los fríos glaciares, las ciudades abandonadas con todo el esplendor de sus ruinas, las montañas heladas: testigos de nuestra violenta extinción. En la ontología del horror cósmico, el mundo y su realidad no necesitan de la impronta humana, subsisten en sí y para sí, al margen de nuestra razón, lenguaje y deseos. En una carta a Farnsworth Wright, director de la revista Weird Tales, H.P. Lovecraft escribió:

“Todas mis historias se basan en la premisa fundamental de que las leyes, intereses y emociones comunes de los seres humanos no tienen validez ni significación en la amplitud del vasto cosmos. (…) Uno debe olvidar que cosas como la vida orgánica, el amor y el odio, y todos los demás atributos locales de una insignificante y efímera raza llamada humanidad, existen en absoluto”.

En el horror cósmico, la vida humana se retrata como una fracasada búsqueda de sentido en un universo carente de bondad y gobernado únicamente por las azarosas e indiferentes leyes de la materia. No hay lugar para el espíritu, no hay lugar para la salvación divina, no hay lugar para la esperanza. Lo único real es la indiferencia del cosmos ante cualquier forma de vida: no eres especial, no eres importante, eres una mota de polvo entre los escombros del Universo.

El Horror cósmico estuvo fuertemente influenciado por la época dorada de la “Supernatural Fiction”, un subgénero de las narraciones góticas. Esto lo sabemos porque el propio Lovecraft reconoció la influencia de James, Machen y Blackwood, en su obra. Pero también comparte características con otros movimientos literarios como el impresionismo.

Tanto el horror cósmico como la literatura del impresionismo piden al lector que reconsidere sus propios puntos de vista y acepte que siempre hay más de una historia que se extiende más allá de nuestro limitado punto de vista individual. El horror cósmico lleva este aspecto a niveles ontológicos y epistemológicos, pues nada resulta más aterrador que darse cuenta que todo el tiempo hemos estado equivocados respecto al ser y nuestro sitio en el cosmos.

Artista: Santiago Caruso

Cabe señalar que ambos movimientos surgieron en una época de grandes avances para la ciencia. Lo que trajo como consecuencia el reconocimiento de que cuanto más sabemos sobre el universo, más pequeños nos sentimos. Esta revelación provoca una subversión de todas nuestras escalas y juicios de valor. Cualquier cosa que valore la humanidad, es insignificante desde el punto de vista del cosmos. Y cualquier cosa que la humanidad ignore es en realidad lo más importante (también aterrador). El mensaje es simple y falibilista: la humanidad se ha equivocado en todo.

cosmic horror by Kaelakov

Te puede interesar:

Thomas Ligotti: horror y filosofía

¿Qué podemos aprender sobre la masculinidad en “El exorcista”?

Brujería: rehabilitación del vientre y empirismo popular

¿Es Carrie una película feminista?: menstruación y reproducción en el cine de terror

A Serbian Film: víctimas y capitalismo en la era gore

Häxan: brujas y el grotesco femenin