El término “queer” es utilizado por Harry Benshoff para designar a las sexualidades no normativas unificadas por el disenso compartido respecto a la organización dominante del sexo y el género que impregnan la cultura.

Cuando hablamos del “Queer Horror” nos referimos a todas aquellas manifestaciones de las sexualidades disidentes que se hacen visibles en todas las expresiones artísticas del horror como el cine, la literatura y la pintura.

Durante mucho tiempo los ejecutivos de Hollywood se negaron a mostrar un carácter “queer” explícito, por lo que directorxs y actorxs tuvieron que ingeniárselas para ganar visibilidad en sus películas, viéndose obligados a apoyarse en el tropo del “depredador” o el “monstruo queer”. Así, durante el boom del cine de terror, y de manera muy velada, las historias sobre marginados sociales y figuras sexualmente no normativas adquirieron notoriedad aunque esto también contribuyó a la estigmatización y el prejuicio, pues estas sexualidades disidentes fueron tradicionalmente asociadas a los monstruoso, lo grotesco, lo anormal y lo malvado.

En este sentido Benshoff concluye: “hasta que la sociedad en general comience a darse cuenta y comprender que los signos y las prácticas significativas de las películas de terror contribuyen a la comprensión social de la homosexualidad, la construcción del monstruo queer […] continuará oprimiendo a muchos miembros de la sociedad”.

Sin duda alguna el “Queer Horror” nos ha dado a los personajes más icónicos del cine de terror, como Irena de “The Cat People” (1942) ; Stella de “The Uninvited” (1944); Christina y Nicole de “Les Diaboliques” (1955); Dr. Frank N. Furter de “Rocky Horror Picture Show” (1975); Buffalo Bill de “The Silent of the Lambs” (1991) o Louis y Lestat de “Interview With the Vampire” (1994).

Para conmemorar el mes del orgullo te dejamos 5 películas “Queer Horror” que quizás no conocías (tanto).

The Brotherhood (David DeCoteau, 2001).

David DeCoteau es un cineasta queer en la industria de películas serie B. Ha dirigido y escrito un centenar de películas que involucran algún nivel de explotación del cuerpo masculino o femenino. Durante la década de los 90’s algunas de sus producciones fueron realizadas bajo el seudónimo Ellen Cabot. En 2001, DeCoteau estrena la primera entrega de la serie de películas de terror homoeróticas The Brotherhood (La hermandad, 2001). La cinta se centra en una elitista fraternidad compuesta por una sociedad secreta ancestral, que necesita sacrificar a un joven fuerte, puro e inocente para comenzar un nuevo ciclo en la universidad.

The Gay Bed and Breakfast of Terror (Jaymes Thompson, 2007)

En vísperas de la celebración del Pride, cinco parejas gays se ven obligadas a hacer reservaciones en el apartado “Sahara Salvation Inn”. Lo que debería haber sido la fiesta del siglo se convierte rápidamente en su peor pesadilla cuando descubren que el propietario del hotel es un asesino católico y conservador. Y como si eso fiera poco, un mutante republicano gruñón y devorador de homosexuales comienza a eliminarlos, uno por uno.

Hellbent(Paul Etheredge-Ouzts, 2004)

Considerada el primer Slasher gay, Hellbent trata sobre un psicópata homófobo vestido de diablo que va matando a parejas que se encuentran teniendo relaciones en West Hollywood. La película fue escrita y dirigida por Paul Etheredge-Ouzts, y debido a su éxito en festivales pudo gozar de una distribución limitada en varios cines de Estados Unidos.

Frankenstein Created Woman (Terence Fisher, 1967)

En Frankenstein Created Woman, el Dr. Frankenstein trasplanta el alma de un hombre muerto llamado Hans al cuerpo de su novia muerta Christina, convirtiéndola efectivamente en una especie de personaje trans: el espíritu de un hombre contenido dentro de un cuerpo femenino. Christina quiere vengarse de los hombres que mataron a Hans y la llevaron al suicidio, y cuando el alma enojada de Hans realmente se hace cargo de los controles, él planea seducir a los hombres que lo mataron, usando su cuerpo recién mejorado para atraer sexualmente a los hombres a sus muertes.

Killer Condom (Martin Walz, 1996)
Esta comedia de terror alemana trata sobre un detective gay llamado Luigi Mackeroni que está decidido a resolver el caso de un condón furioso que está castrando a los hombres. La película trata también sobre la dislocación, la anomia urbana, el amor y la tolerancia, al igual que su diversión con películas como Psicosis y su burla hacia los políticos estadounidenses que predican valores morales mientras practican vicios familiares.

Te puede interesar:

«It Follows”: la evolución de la “Final Girl”

¿Por qué la “Final Girl” NO es una figura feminista?

Las 5 «Final Girls» más importantes en la historia del cine